Empezando con sLAng – Primeras impresiones

El otro día, aprovechando las ofertas de Nosolorol me hice con la versión en pdf de sLAng. Llevaba siguiendo este juego un par de meses ya que soy un apasionado del realismo en el rol y este tipo de juegos son muy dado a incidir en este punto. Además todo lo que había leído hasta el momento me estaba gustando.

También sucede que quiero empezar una pequeña partida de rol en mi universidad con tres colegas no iniciados, para así aumentar mi cupo de personas atraídas al lado oscuro. Así pues he decidido empezar una partida de sLAng con ellos aunque dudo que sea un sistema ideal para iniciar a la gente (de todas formas mi teoría es que no importa el sistema sino la historia). sLAng es un juego de corte realista moderno que sitúa a nuestros personajes en la enorme y rica ciudad de Los Ángeles, California. Tiene una pinta excelente. A lo largo de esta campaña que espero que se alargue en el tiempo, iré detallando mi experiencia con este juego. Del que podéis descargaros una versión resumida a toda velocidad desde aquí, para ir abriendo boca.

Primera sesión de creación de personajes

Cuando leí la parte de creación de personajes descubrí uno de los defectos que tiene este juego, a priori: su versión de creación de PJs complicada es absurdamente compleja. Excesivo incluso para mi, que ya llevo unos cuantos. Muchas cuentas, mucho trasiego de puntos y demasiadas complicaciones.

Por suerte, también tienen una versión de creación de PJs sencilla que utiliza tres plantillas para determinar el número máximo de características, habilidades y trasfondos. Puede parecer demasiado sencilla, pero realmente es muy útil para comenzar y se pueden crear personajes igual de profundos sin tardar tres días. Personalmente, de momento, tengo más que suficiente con este sistema. Además, es fácilmente manejable para mis pobres jugadores que solo tendrán que romperse la cabeza eligiendo los atributos más adecuados para su personaje.

En esta creación de personajes sencilla se dan 3 plantillas de personaje:

  • Pringado
  • Tío listo
  • Tío legal.

La primera de ellas se refiere a un personaje joven e inexperto con toda la vida por delante. La segunda es para personajes de perfil medio, duchos en su campo y con moderado conocimiento de su área de acción. La última se utiliza para personajes maduros, expertos y tochos en general pero que ya tienen un pie en la tumba. Están bastante equilibrados, en general, aunque es verdad que cuanto más experto sea tu personaje tendrá cosas mejores (y más habilidades, lo que es normal) pero también tendrá defectos más fuertes y chungos. Sin haberlo probado en juego parece bastante equilibrado, veremos que tal. Los atributos tienen un valor que oscila entre -5 y 5 (se utilizan 2D6 para jugar, uno positivo y uno negativo), cuando haces una tirada sobre un atributo al dado positivo le restas el negativo y le sumas tu bonificador (o penalizador) y ese será el resultado final.
Cada plantilla te da un número de atributos (y su bonificador/penalizador) que puedes elegir, los atributos son de tres tipos:

  • Características
  • Trasfondos
  • habilidades

El primer tipo son las típicas características intrínsecas a cada personaje hay 9 (Aguante, Coordinación, Cultura, Elocuencia, Entereza, Fuerza, Pericia, Perspicacia y Reflejos). Un personaje siempre tendrá ciertas características que se le dan bien (con bonificadores) y otras que se le dan mal (con penalizadores) del resto se supone que es un personaje normal (bonificador 0).
Los trasfondos son atributos que identifican a cada personaje. Son de dos tipos: ventajas y desventajas. Evidentemente las ventajas son cosas buenas que le pasan al personaje (es guapo, feliz o pertenece al FBI) y las desventajas son cosas malas (tiene deudas con la justicia, está cojo o está loco). Hay una larga lista (realmente larga) de trasfondos que crean personajes verdaderamente ricos y con muchos matices. Este tipo de atributos me gusta, hacen que las características más narrativas de un personaje tengan una validez reglamentaria que puede ayudarte mucho a la hora de interpretarlo.
Por último, las habilidades, es todo aquello que el personaje ha aprendido y la lista también es realmente enorme. Desde luego no se echa en falta ninguna. Hay muchas habilidades genéricas para también poder matizar al máximo el conocimiento de tu personaje.
Todas las habilidades parten de un nivel básico negativo que es el modificador a la tirada por no haberlo aprendido nunca. Este nivel básico depende de la dificultad de la habilidad en cuestión. A ese nivel básico le sumarás el bonificador de habilidad elegida (con un máximo de +5) que será más alto cuanto más experto seas en dicha habilidad. Esto hace que sucedan cosas curiosas, como tener conducción 0, por ejemplo, que suena fatal pero en realidad significa que eres un puto amo de la carretera (el nivel básico de conducción es -5) o, aún mejor, que tengas habilidades con modificador negativo aunque eres muy bueno en ella. Solo son curiosidades, pero me hizo gracia la primera vez que lo vi.

Una vez determinada la parte de reglas del personaje, toca la parte narrativa típica: ¿quién es?¿por qué
hace lo que hace? etc. Ese tipo de cosas filosóficas que nos gusta tanto.

Personajes en mi partida

A modo de ejemplo de lo que acabo de explicar voy a poner a los tres personajes que hemos creado mis jugadores y yo para esta partida. Sin quererlo cada uno de ellos se eligió una plantilla diferente, así que parece que lo hicimos a posta.

  • Veterano de la guerra del golfo:
  • Un antiguo soldado que ahora trabaja para la blackwater, un contratista militar privado.

  • Capo decima de la cosa nostra:
  • Un joven capo decima de la mermada familia criminal de Los Ángeles.

  • Ladrón experto en allanamiento:
  • Un joven con talento para la entrada en casas y el robo sin violencia.

Ahora me toca terminar de cuadrar la historia. En el próximo capitulo de Empezando con sLAng comentaremos algunas cuestiones de reglas que me han gustado especialmente (como el sistema de turnos).

Anuncios