Crítica estreno: Men in Black 3, por Gensin

Men in Black 3 es, como su propio nombre indica, la tercera y última película de la saga Men in Black de Barry Sonnenfeld con guión de Etan Cohen (no confundir con Ethan Coen) y protagonizada nuevamente por el dúo Will smith y Tommy Lee Jones, aunque este último tiene una participación menor en esta película que en las anteriores. También actúa Josh Brolin, un actor bastante infravalorado por lo general, que da vida al agente K,generalmente interpretado por Tommy, pero en el pasado.

Esta tercera entrega es bastante mejor que la película que la antecede (Men in Black II, 2002)  pero que no llega a situarse a la altura, en originalidad e historia, a la primera de todas (Men in Black, 1997). La historia de esta nueva película pretende continuar la historia como terminó en la segunda parte (sin ninguna referencia a la chica ni a la luz de zartha), con un agente J y un agente K luchando contra los horrores del universo. Tiene una historia similar en estructura a las dos anteriores pero con un giro fundamental (que no desvela nada si lo digo) que es un viaje en el tiempo. En general los viajes en el tiempo suelen generar confusión y liar una película puesto que no siempre se tratan con el cuidado necesario. Este caso no es un caso de estrépito tremebundo, pero tampoco de un éxito arrollador. Se trata con poca profundidad, lo suficiente como para salir airosos de la situación con más o menos acierto. Lo que sí es verdad es que se nota que, aunque Sonnenfeld diga lo contrario, pocas veces se pensaba en una trilogía. Sí, sin duda, esta puede ser la película más emotiva de las tres, pero a costa de forzar el guión para que todo cuadre. Sin embargo, como digo, tampoco es un error garrafal y la película es divertida, emocionante y muy entretenida.

Lo más destacable, como siempre, Will Smith, para mi uno de los mejores actores cómicos contemporáneos que es capaz de hacer reír sin caer en el ridículo, de forma muy creíble. También, la actuación de Josh Brolin es digna de mención, haciendo un de agente K joven, muy parecida a la actuación de Tommy (algo que cuidó mucho y se nota), haciendo creíble un tipo duro y cuadriculado que puede sacar su lado sensible (durante muy poco tiempo, pero algo). Estos dos actores hacían sombra a todos los demás, incluso a Tommy Lee Jones que en esta película tiene un papel bastante discreto, pero juntos consigan que todo permanezca en su sitio.

En definitiva, un muy buen cierre de saga y una película muy recomendable para pasar un día divertido con amigos o con la familia.

Anuncios