Mi último libro: El valle del viento helado

Wulfgar, Drizzt y Bruenor cazando en el valle del viento helado

Wulfgar, Drizzt y Bruenor cazando en el valle del viento helado. Vía Nexo de caminos.

El demonio se recostó en el asiento que se había construido en el tallo de una seta gigante. El lodo se extendía y enrollaba alrededor de la isla de roca, el eterno cieno movedizo que marcaba este estrato del Abismo.
Errtu tamborileó con sus garras en el suelo mientras balanceaba la cabeza de mono con cuernos sobre sus hombres y fijaba la vista en la oscuridad.

Así comienza la trilogía El valle del viento helado una serie de libros escritos por R.A. Salvatore y que continuan las aventuras de Drizzt Do’Urden que comenzaban en la trilogía El elfo oscuro aunque en realidad El valle del viento helado se escribió antes en el tiempo y El elfo oscuro se pensó como una precuela. Yo decidí leermelos en el orden cronológico de la historia (como, por cierto, hice con la saga de La Fundación).

Hace años me leí la trilogía de el elfo oscuro y me encantó, coincidió con mi acercamiento al rol y a la fantasía en general, así que estaba muy ilusionado con todo. Sin embargo me dediqué a leer otras cosas, más fantasía, más ciencia ficción (que es mi género favorito) y no pude continuar con la lectura de la saga. Ahora he recobrado su lectura con este maravilloso tomo recopilatorio (Edición para coleccionistas de Timun Mas) con las tres novelas que componen la trilogía:

  • La piedra de cristal.
  • Ríos de plata.
  • La gema de halfling.

En general, es una serie de libros con mucha menor calidad que su precuela, que poseía una mejor y más original trama, siendo unos libros de aventuras sencillos y sin muchas pretensiones. Si eres rolero, recuerda mucho a una partida de Dungeons & Dragons (de hecho Salvatore los planteó como una crónica de sus partidas) y eso es la mayor parte de la gracia ya que reconocerás muchos aspectos en común. Si no eres rolero pero te gusta la fantasía, no deberías preparar este libro con muchas expectativas. Es ligero, es ameno pero no posee profundidad y los personajes son bastante planos, sobre todo los malvados.

Libro a libro podemos decir que cada uno de los tres contiene una historia diferente, aunque con nexos entre sí, y con un  objetivo literario distinto. El primero es una introducción a los personajes principales, a su modo de vida y a su forma de interactuar con su entorno. Es el libro más básico de los tres (rozando lo infantil en algunos momentos), con unos personajes más planos que una llanura y sin ninguna profundidad.

El segundo libro comienza a dar forma y profundidad a la saga, es una continuación directa del primero, pero con un mejor tratamiento de la psicología de los personajes y unos personajes antagonistas algo más redondeados. Es una road movie fantástica pues el libro trata sobre un viaje que emprenden los personajes. En este libro el mundo comienza a tomar más color, con más ciudades y parajes.

El tercer libro ya es un análisis (no muy profundo) de los personajes, como piensan y por qué actúan como lo hacen. Es una explicación que cierra la trilogía y, en general, una obra de mayor calidad a sus dos predecesoras. A pesar de todo, ese ambiente rolero (aunque nos guste) dota a todo el libro de un aspecto de falsedad del que le cuesta desprenderse, al menos bajo mi punto de vista.

En definitiva, un libro para leer en verano, sin pretensiones, que engancha y que divierte. Eso sí, a pesar de lo plano de sus personajes, siguen teniendo una fuerza y una presencia que pocos consiguen transmitir.

Mi próximo libro será El tamiz de las cenizas amargas de Wilson David Niall, una novela de transfondo para el juego de rol Vampiro: Edad Oscura.

Anuncios