Dead Set – Una miniserie de zombies que hay que ver

En primer lugar debo decir que soy un absoluto enamorado de las miniseries de culto (extrañas, sublimes y difíciles de encontrar) y para este tipo de cosas los británicos parecen tener un gusto especial. Otro día os hablaré de la maravillosa The booth at the end (que aunque no es británica sí es sublime) y de la extraordinaria Black Mirror. Pero eso será otro día.

Hoy os traigo la mini serie (realmente mini, es más una película de 2 horas y media partida en 5 trozos) que le da una vuelta de tuerca al ya conocido género de los muertos vivientes (del género infectado, para más señas). Esta serie británica rodada en 2008 de la mano de Yann Demange (experto en miniseries y acumulador de premios) parte de una sencilla (y manida) idea, en un mundo normal hay una invasión de muertos vivientes (zombis, infectados, en realidad el origen y qué son en realidad interesa bastante poco). Sin embargo, lo interesante de la serie es que se centra en unos curiosos personajes en los que parece que nadie cae y que viven ajenos a lo que sucede a su alrededor, los participantes de gran hermano (cuya casa es un extraordinario fortín). A partir de entonces la serie trabaja en un tratamiento hiper realista de unos personajes, esperpénticos de por sí, en un mundo apocalíptico, y esa es la verdadera belleza de la serie, además de su crítica a la sociedad de consumo y deshumanizada en la que vivimos (quizás demasiado evidente, pero bueno). Y, ¡ah sí! No se cortan con nada, así que hay una muy seria dosis de gore, sangre, muerte y vísceras.

Obviando el error de que la casa sea un tan buen refugio anti-zombis y la extraña psicología y lógica de los bichos (si es que tienen alguna muchas veces te sorprende) la serie está maravillosamente presentada y da la sensación de que está sucediendo de verdad, a lo que también ayuda un tratamiento natural de la cámara y unos planos, en ocasiones, muy televisivos. Si te gustan los zombis, es tu serie (película) y si no, francamente, es una genialidad pero puedes morir en la primera escena en la que aparezcan intestinos, tú mismo.

La recomiendo encarecidamente.

Anuncios